MENÚ
  • Música
  • Libros
  • Juegos
  • Instrumentos
  • Audiovisuales
  • Recursos Docentes
  • Noticias

El hang

  • Mar 24, 2014

  • Escrito por: entremusicas

  • Publicado en: Reportajes

  • Lecturas: 1156

  • Comentarios: 0

Te invitamos a conocer el trabajo de la música y docente Andrea Hufnagl, quien nos cuenta desde su propia experiencia, sobre este gran instrumento

El Hang es un instrumento de percusión melódica, que fue creado en el año 2000 en Berna (Suiza) por Felix Rohner y Sabina Schärer, después de haber fabricado por 20 años el “Steel Drum” e investigado instrumentos tales como el Gong, Ghatam, Udu, Tabla y Gamelan entre otros… Su nombre, “Hang”, en el dialecto de Berna, significa mano. La escala en el Hang está dispuesta para que avance nota por nota en forma circular, intercalando las manos de a una a la vez. Está hecho de una aleación de acero. Su sonido es metálico, armónico y con cierta capacidad melódica. El instrumento, de forma redonda, se compone de dos hemisferios de metal soldados y los lados se llaman Ding y Gu: El lado Ding contiene 8 tonos musicales en forma de círculos que rodean a un círculo central mayor – que tiene un sonido muy parecido al Gong – . El otro lado, el Gu, tiene un hueco para la resonancia del sonido que se genera dentro. Su ejecución es variada: un modo de tocarlo es con la punta de los dedos, los pulgares o la palma de la mano, o mezclando las tres a la vez. No se precisa ninguna fuerza para lograr el sonido, al contrario, para lograr un sonido sensible y armónico es recomendable un contacto sutil para darle la posibilidad máxima de vibrar. El quedarse la mano o el dedo en la superficie apagaría la resonancia. La mayoría de las veces, el Hang se coloca sobre las piernas del ejecutante. Al principio se vendía en tiendas de música, pero los creadores pronto se dieron cuenta que no daban a basto con tanta demanda y a partir de allí solo se consigue el instrumento a pedido. Cuando el Hang comenzó a difundirse, los creadores se encontraron con una gran variedad de reacciones de las personas, percusionistas a quienes les parecía el gran sueño de la reunión de melodía y ritmo. Algunos intentaron integrar el instrumento en bandas, a veces tocando varios o en un soporte, hasta también se comenzaron a difundir varios nombres distintos como “nave espacial”, platillo volador, ovni, disco armónico o Hang Drum. Los creadores al principio intentaron cumplir los distintos deseos de cada persona haciendo hangs con distintas escalas, “escalas de luna o sol”, cromáticas, inclusive hasta versiones con 2 aberturas. Con el tiempo se dieron cuenta que algunas escalas por ejemplo no querían entrar al Hang, no les sonó armonioso. Y trabajando día a día con el instrumento entendieron algo: que estaba la posibilidad de perder esa visión de un cosmos sonoro entero y armonioso. Entendieron que el trabajo de ellos tenía el propósito de que este instrumento sea un cosmos sonoro, una armonía, y no un instrumento musical para el mundo musical estandardizado, donde también puede existir competencia. Está creado para que la persona que lo toca se pueda conectar a través de la intuición y no necesariamente tener estudios de música. Varios terapeutas de música del mundo, chamanes, psicólogos, sanadores, observaron y afirmaron el efecto poderoso terapéutico del Hang, con su sonido lleno de armónicos. Mientras, ya se hicieron 3 generaciones de Hang cada una con pequeñas modificaciones, evoluciones sonoras y del material: la primera generación (2001 a 2005), la segunda generación (2006 a 2010), y a partir del 2010 está la nueva generacion de Hang: “el Hang integral libre”. Con la intención afirmada de que sea un cosmo entero, una armonía, una escala única, ya no se hace distintas escalas. La creación del Hang es para personas que buscan equilibrio y tranquilidad interna, en un mundo donde hay cada vez mas ruidos y estrés. Los creadores observaron que tocar el Hang puede llevar a una forma de libertad; presión y abuso sería una contradicción. Individuos que son conscientes de eso pueden fortalecerse al tocarlo, al contrario también puede debilitar, si uno lo toca “disperso”. Ellos tuvieron aceptaron que el Hang fue usado de un modo que ellos ya no podían identificar y estar de acuerdo, por ejemplo el hecho de llamarlo “HANG DRUM” fue fatal para ellos. Creó una ola de confusión y malentendidos y las consecuencias eran daños en los instrumentos, daños corporales y otros. Con el nuevo Hang quieren manejarse más cuidadoso ahora. En mi experiencia personal, la primera vez que ví y escuché un HANG fue en Barcelona, en el 2005. Me sentí muy atraída por la magia de este sonido lleno de armónicos y suaves ondas que me llevaron a viajar a través del sonido. Y desde ese momento me enamoré del Hang. Así es que empezó una relación muy mágica con este instrumento. En septiembre 2005 se cumplió mi sueño de poder tocar ese hermoso instrumento, me llegó un Hang en la escala “Melog” a mis manos. Esta escala aparece con frecuencia en la música de Indonesia, en las orquestas Gamelán y siento una gran afinidad con esa escala y su energía. En mayo 2006 empecé a tocar el Hang en las calles de Salzburgo y desde entonces surgieron muchos encuentros y proyectos. Tocar el Hang para mí es un regalo muy grande, poder llevar su sonido a lugares donde todavía no es conocido, regalar ese momento de magia del primer encuentro con ese sonido nuevo a las personas. El Hang abrió muchas puertas y creo que también llegó a muchos corazones. Muchas veces había reacciones muy conmovidas de parte de las personas que lo escucharon por primera vez. Yo personalmente estoy muy agradecido por la creación del Hang y por el regalo de poder tocarlo, compartirlo con el mundo, un gran compañero en todos mis viajes y junto a mis cantos al mundo. Siento que a su vez es una responsabilidad de escuchar, mantener siempre la conciencia que el Hang tiene mucha capacidad sanadora, los armónicos tienen un efecto grande sobre los seres – somos vibración. La intención es que sea una caricia sonora. Este Hang sonó hasta ahora en diferentes países: Austria, Alemania, España, Italia, Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela… Y allí sigue viajando, sonando… En 2010 nació en un viaje junto a Pablo Bertone el proyecto Musiklarium, conociendo pueblos, sus músicas, culturas y la gente. Ambos somos docentes de música y apasionados por el arte. Apreciando el regalo de la expresión musical del ser humano, empezamos a desarrollar el proyecto con el objetivo de incentivar la música que esta en cada ser.

Tags:

Dejar un Comentario

Captcha