MENÚ
  • Música
  • Libros
  • Juegos
  • Instrumentos
  • Audiovisuales
  • Recursos Docentes
  • Noticias

Tierra que canta... contado por Anahí Mariluán

  • Mar 24, 2014

  • Escrito por: entremusicas

  • Publicado en: Reportajes

  • Lecturas: 751

  • Comentarios: 0

La co-autora de "Instrumentos de barro - tierra que canta" nos habla de su más reciente trabajo

Este es un libro que pensé junto a Julieta Medina con el propósito de seguir bajo el camino “pensar la música con los pies en América” que caracteriza a Arteadentro y a mi trabajo como cantora. Se trata de una investigación que lleva años y que tuvo su giro hacia el encuentro del arte a propias manos y enamoradas de las tradiciones desde donde se piensa el barro en estos lugares del mundo, logramos plasmar en fotografía, creación en arcilla y cantos aquellos instrumentos olvidados. La sola idea de meterse cuerpo adentro en la tradición, sin ningún propósito de imitación sino más bien de inspiración respecto a instrumentos prehispánicos que supimos encontrar en vitrinas de museos, cuentos y en canciones también. Si bien nació con la búsqueda o en el camino de la “investigación” no quisimos darle un enfoque cientificista, dado que comulgamos en otra filosofía, así es que nos inclinamos por hacer un recorrido de visitas a piezas congeladas. Después, en la emoción que nos significó el destino de estas vasijas y flautas catalogadas con números y puestas a la sombra, nos inclinamos por un libro - guía, cosa de entender la bibliografía no solo como un arma de visibilización sino también de socialización de los conocimientos. El trabajo de investigación fue becado por el Fondo Nacional de las Artes y la impresión más la investigación fotográfica fue materializada a través de los talleres que dimos con Julieta entre Arteadentro y Anatiri para poder costear la réplica de los libros y los CD. Daniel Mariluan fue quien grabó y mezcló los cantos, aunándose en el esfuerzo de tiempo que requieren estos trabajos y el respeto por nuestras músicas y nuestra historia. Yo trabajé en crear Arteadentro en Buenos Aires como un espacio de difusión y divulgación de las músicas pensadas con los pies en América. El nombre le perteneció antes a un grupo de exploración teatral y musical que luego derivó en un espacio de difusión de artes. Luego, las vueltas de la vida me trajeron a residir en Bariloche a dar continuidad a esos talleres aquí como Arteadentro “también en Bariloche”. Se sumó la posibilidad de ser partícipe de la creación de un plan de estudios musicales para un secundario en el que soy profesora de Apreciación Musical, Música étnica y folclórica y Percusión Mapuche-Percusión de América. Esta última materia de creación entre los compañeros entre los que coincidimos no sólo con la aplicación de las propuestas interculturales en las curriculas estatales, sino también de empezar a entender la historia, y las músicas de los paisajes en los que vivimos. Desde aquí pienso seguir fomentando la proliferación olvidada de los oficios: por qué no construir a propias manos? Por qué no valorar el sonido propio? Porqué no sumar a nuestro entendimiento de las músicas locales, su cosmovisión y plan de desaparición sonora a partir de otras músicas cuyo 600 años de historia no nos representan?. La mayoría de los textos que consultamos en relación a las culturas que dejan mensajes en la tierra, son discursos que nos llegan desde una óptica objetivada como suprema. Mientras, nosotros como América, recién empezamos a esbozar los límites de la toma de conciencia de la diversidad (cuando no de la toma de conciencia de otra cosmogonía de los pueblos que habemos ancestralmente). Las lecturas revisadas, en su mayoría, provienen de análisis “desde afuera”, pero nosotras al momento de proponernos compartir esta exploración nos preguntamos: Qué nos significan estas imágenes?, Qué nos significan estos sonidos? Qué estereotipo se nos impregna desde una educación que francamente nos ha situado del otro lado? Cómo podremos entender desde una óptica distinta? Qué le exigimos a la historia? Cuantas naturalezas supone esta representación? Qué mensaje queda en el barro, cuáles en los sonidos? La lógica de ciertas conquistas nos impregna. Por eso elegimos la representación gráfica que nos permita una visualización rellena de preguntas sin respuestas lógicas y con respuestas relacionadas al ámbito de la “sensación”, alejada de toda comprensión primaria y que nos sumerja en algo más sensitivo tratándose no solo de imágenes y piezas, sino de sonido. Sensaciones alejadas de las urgentes conclusiones que inmersos en este modo de vivir, a la que estamos acostumbrados. Tanto como el libro Instrumentos de barro-Tierra que canta, la mirada documental Cantos de la Memoria- Cantos con sentido y los trabajos en proceso: Tahieles y Telares, Kultrunes a propias manos para salir del silencio, etc, creo en la diversidad a partir de las acciones de HACER y no detenerse en la mera reflexión solamente. Pensarnos como individuos integrales, capaces de siempre aprender y aprehender respecto a la tan vociferada DIVERSIDAD. Capaz desde la pasión y el amor que nos caracteriza a los musiqueros, sea un granito mas de arena. Simplemente.

Tags:

Dejar un Comentario

Captcha